Anuncio

Ataque ruso daña hospital de maternidad en Ucrania

El presidente Volodymyr Zelenskyy escribió en Twitter que había “personas, niños bajo los...
El presidente Volodymyr Zelenskyy escribió en Twitter que había “personas, niños bajo los escombros” del hospital y calificó la huelga de “atrocidad”.(Source: AP Photo/Evgeniy Maloletka)
Publicado: 9 mar 2022, 12:40 GMT-6
Envíe Este Enlace Por Correo Electrónico
Compartir en Pinterest
Compartir en LinkedIn

KIEV, Ucrania (AP) - Un ataque ruso dañó gravemente un hospital de maternidad en la asediada ciudad portuaria de Mariúpol, informó Ucrania el miércoles, y los ciudadanos que intentaban escapar de los bombardeos en las afueras de Kiev se dirigieron a la capital en medio de las advertencias de Occidente de que la invasión de Moscú está a punto de tomar un giro más brutal e indiscriminado.

El presidente Volodymyr Zelenskyy tuiteó que había “personas, niños bajo los escombros” del hospital y calificó el ataque de una “atrocidad”. Las autoridades dijeron que estaban tratando de establecer cuántas personas murieron o fueron heridas en el ataque.

Un video compartido por Zelenskyy mostraba pasillos pintados con motivos alegres pero cubiertos de metal retorcido. Habitación tras habitación lucia con las ventanas destrozadas. Los pisos estaban cubiertos de escombros.

Afuera, ardían autos destrozados, según un video difundido por el ayuntamiento de Mariúpol, con daños graves en al menos tres edificios de dos pisos. Gran parte del frente de un inmueble había sido destrozado. El consejo dijo que el daño fue “colosal”.

“Hay pocas cosas más depravadas que atacar a los vulnerables e indefensos”, tuiteó el primer ministro británico, Boris Johnson. Agregó que el presidente ruso, Vladimir Putin, deberá “rendir cuentas por sus crímenes terribles”.

Las autoridades, entretanto, anunciaron nuevos ceses del fuego durante el día en varias rutas de evacuación para permitir que miles de civiles escapen de los suburbios que rodean Kiev, así como de las ciudades del sur de Mariúpol, Energodar y Volnovaja, Izium en el este y Sumy en el noreste.

Los intentos anteriores de establecer corredores de evacuación seguros fracasaron en gran medida debido a lo que los ucranianos dijeron que eran ataques rusos. Putin, en una llamada telefónica con el canciller de Alemania, acusó a milicianos nacionalistas ucranianos de obstaculizar las evacuaciones.

No quedó claro de inmediato si alguien podía dejar otras ciudades el miércoles, pero los residentes se estaban yendo de los suburbios de Kiev, muchos de ellos hacia el centro de la ciudad, pese a que se escuchaban explosiones en la capital y las sirenas de alarma aérea sonaban reiteradamente. Desde allí, los evacuados planeaban abordar trenes hacia regiones en el oeste de Ucrania libres de ataques.

Mientras, los civiles que trataban de escapar del suburbio capitalino de Irpin se vieron forzados a caminar sobre tablones resbalosos de un puente improvisado, porque las tropas ucranianas volaron el puente de concreto a Kiev hace unos días para retrasar el avance ruso.

Con disparos esporádicos en el trasfondo, los bomberos sacaron a un anciano en una carretilla, un niño agarraba la mano de un soldado y una mujer se desplazaba lentamente con un gatito acurrucado dentro de su abrigo.

“Tenemos un momento breve por ahora”, dijo Yehven Nyshchuk, miembro de las fuerzas de defensa territorial de Ucrania. “Incluso si hay un cese del fuego ahora mismo, hay riesgo de proyectiles en cualquier momento”.

En Mariúpol, las autoridades estaban usando tumbas colectivas para sepultar apresuradamente a numerosos civiles y soldados. Con las morgues atestadas y una gran cantidad de cadáveres abandonados en viviendas, las autoridades municipales decidieron cavar una zanja profunda de unos 25 metros (27 yardas) de longitud en un viejo cementerio en el centro de la ciudad.

En todo el país, se cree que miles de personas han muerto desde que las fuerzas del presidente Putin comenzaron la invasión hace dos semanas. Más de dos millones de personas han huido de Ucrania desde el inicio de la ofensiva, según Naciones Unidas, en el éxodo más rápido en Europa desde la II Guerra Mundial.

Haciéndose eco del director de la CIA, William Burns, el ministro británico de Defensa dijo el miércoles que el asalto de Rusia se volverá “más brutal y más indiscriminado” a medida que Putin intenta recuperar impulso.

El ministro británico de Defensa dijo que los combates continuaban al noroeste de Kiev. Las ciudades de Járkiv, Chernígov, Sumy y Mariúpol estaban bajo un intenso fuego de proyectiles y seguían cercadas por fuerzas rusas.

En la ciudad norteña de Chernígov, las fuerzas rusas colocaban equipamiento militar junto a edificios residenciales y granjas, aseguró en un comunicado el Estado Mayor ucraniano. En el sur, añadió, rusos vestidos de civiles avanzaban sobre la ciudad de Mykolaiv, una ciudad con astilleros en el Mar Negro donde vive medio millón de personas.

El jefe del gobierno regional, Oleksiy Kuleba, dijo que la situación de los civiles estaba empeorando en la capital, especialmente en los suburbios.

“Rusia está creando de forma artificial una crisis humanitaria en la región de Kiev, frustra la evacuación de gente y sigue bombardeando y atacando pequeñas poblaciones”, aseguró Kuleba.

La situación es aún peor en Mariúpol, una ciudad estratégica de 430.000 habitantes en el Mar de Azov que ha estado rodeada por las fuerzas rusas durante la última semana.

Un intento de evacuar a los civiles y entregar alimentos, agua y medicamentos que se necesitan con urgencia a través de un corredor seguro fracasó el martes. Las autoridades ucranianas dijeron que fuerzas rusas habían disparado sobre el convoy antes de que llegara a la ciudad.

___

Karmanau informó desde Leópolis, Ucrania. Los periodistas de The Associated Press Felipe Dana y Andrew Drake en Kiev, así como periodistas de la AP en todo el mundo, contribuyeron a este despacho.

Copyright 2022 The Associated Press. Todos los derechos reservados.