Amenaza silenciosa: Las explosiones de gas han dejado cientos de heridos y decenas de muertos en todo el país desde el 2010

La ley federal no exige revelación inmediata de fugas a los consumidores
Publicado: 26 sep 2022, 15:56 GMT-5
Envíe Este Enlace Por Correo Electrónico
Compartir en Pinterest
Compartir en LinkedIn

Para escuchar en Español:

GLOUCESTER, Massachusetts (InvestigateTV) - En todo EE.UU. casi tres millones de kilómetros de tuberías bombean el gas natural que llega a nuestros hogares. Pero esa infraestructura crítica conlleva riesgos increíbles.

En los últimos 12 años, las fugas de gas han provocado explosiones que han cobrado decenas de vidas, han herido a cientos de personas y han borrado del mapa barrios enteros, según muestran los datos federales.

Y a menudo ocurre sin previo aviso, con una amenaza silenciosa bajo el suelo que se enciende de repente.

Los críticos del sistema de gas natural también creen que las fugas y los incidentes no se contabilizan. Ello se debe a que sólo hay que notificar ciertas fugas e incidentes al gobierno federal, que no exige la divulgación inmediata a los residentes.

‘Estaba en llamas’

Wayne Sargent conoce el verdadero impacto de liqueos de gas natural que se prolongan y se vuelven catastróficas.

En el 2009, este ex agente de policía regresó de un turno nocturno a su casa de Gloucester (Massachusetts) y estaba de pie en su cocina cuando su casa explotó.

“Recuerdo que puse las manos delante de los ojos para intentar cubrirme la cara cuando vi las bolas de fuego que se me venían encima”, recuerda Sargent.

Sargent quedó atrapado bajo un montón de escombros tras la explosión. Una investigación estatal después determinó que fue causada por el gas natural de una fuga subterránea cercana que se había acumulado en su sótano.

Los vecinos que habían reportado los liqueos en la zona en los días previos a la explosión se apresuraron a liberarlo del desastre.

El fuego destruyó la casa que su abuelo había construido hace casi 100 años.

Las fotos muestran una bola de fuego que estalla después de que una fuga de gas natural en 2009...
Las fotos muestran una bola de fuego que estalla después de que una fuga de gas natural en 2009 causara una explosión en la casa de Wayne Sargent (Wayne Sargent)(Wayne Sargent)

Impresionantes fotografías documentan la fuerza de la explosión y la magnitud de los daños. La puerta principal de Sargent voló sobre el techo de su camión y algunas de sus pertenencias salieron disparadas por las ventanas de las casas cercanas.

Lo que se pudo salvar está ahora en cajas de cristal en la sala de Sargent. Son recuerdos destrozados y cubiertos de hollín de una experiencia que aún le persigue.

Objetos rescatados de la explosión de 2009 en la casa de Wayne Sargent en Gloucester,...
Objetos rescatados de la explosión de 2009 en la casa de Wayne Sargent en Gloucester, Massachusetts, se encuentran en una vitrina en su sala de comedor(Joce Sterman, InvestigateTV)

“Es algo que dañó y dolió mucho. El dolor nunca desaparece, pero tengo que aprender a vivir con él”, dijo Sargent. “Ese día fue simplemente terrible. La gente me pregunta y yo digo: ‘Literalmente fue un día en el infierno’. Estaba en llamas”.

Tras la explosión, Sargent pasó varios días en cuidados intensivos en un hospital de Boston con graves quemaduras en las manos y la cabeza.

La cara y las manos de Wayne Sargent sufrieron graves lesiones tras la explosión de una fuga de...
La cara y las manos de Wayne Sargent sufrieron graves lesiones tras la explosión de una fuga de gas natural en su casa en 2009(Wayne Sargent)

Trece años después, sigue llorando la pérdida de su hogar y de su querida perrita, Penny.

Dice que todavía busca terapia para el trastorno de estrés postraumático (TEPT). Pero ha tratado de utilizar su dolor para educar sobre las fugas de gas natural, incluso defendiendo la legislación relacionada con el tema en Massachusetts.

Wayne Sargent sufrió graves lesiones en la cara y las manos tras la explosión de una fuga de...
Wayne Sargent sufrió graves lesiones en la cara y las manos tras la explosión de una fuga de gas natural en su casa en 2009(Wayne Sargent)

“No quería que lo que me pasó a mí le pasara a otra persona. Quería ver si cambiaba algo para intentar cambiar la forma de hacer las cosas”, dijo Sargent.

Los escapes de gas causan un riesgo mayor

La tragedia de Sargent no es un incidente aislado.

En el 2010, una tubería se rompió bajo un barrio de San Bruno (California) y el gas natural salió por un cráter de 72 pies de largo. Una investigación federal sobre el incidente detalló el infierno y sus consecuencias. Ocho personas murieron, más de 50 resultaron heridas y 38 viviendas quedaron destruidas.

En el 2018, las explosiones e incendios movieron tres pueblos de las afueras de Boston. Los investigadores determinaron después que los fallos en la gestión de ingeniería de un proyecto en curso enviaron por error toda la presión del sistema de gas natural a los hogares de los clientes. Los informes afirman que decenas de personas resultaron heridas y que un joven de 18 años murió mientras estaba estacionado frente a una casa, cuando explotó. Casi cuatro años después, algunos de los más de 100 edificios que fueron destruidos recién están siendo reconstruidos.

En el 2019, los bomberos de Filadelfia lucharon contra un enorme incendio que estalló tras una fuga de gas natural que una nueva demanda atribuye a una grieta en las envejecidas y corroídas tuberías de la ciudad. Las cinco viviendas en hilera que había en el lugar del siniestro ya no existen. Quedaron destruidas en el incendio que se cobró la vida de dos personas, entre ellas un hombre de 28 años cuya familia ha demandado a la empresa de servicios públicos involucrada.

InvestigateTV analizado 12 años de datos de la Administración Federal de Seguridad de Tuberías y Materiales Peligrosos (PHMSA).

Según la agencia, las empresas de servicios públicos están obligadas a informar de los incidentes relacionados con el gas que cumplan ciertos criterios, incluidos los que provocan muertes, lesiones que requieren hospitalización, o los que causan daños a la propiedad de más de 122.000 dólares.

Utilizando los datos de la PHMSA, InvestigateTV descubrió que desde 2010 ha habido más de 2.700 incidentes de fugas de gas en todo el país que se consideran significativos y que 362 de esos incidentes resultaron en explosiones.

Además, esos incidentes han herido a casi 700 personas y han matado a más de 140.

Estas cifras no sorprenden a Matt Casale, director de campañas medioambientales del Grupo de Investigación de Interés Público de Estados Unidos (PIRG). La organización ha publicado recientemente un informe en el que se detallan los peligros asociados al gas natural.

“Estas fugas de gas, estos incidentes, estas explosiones, no son puntuales. No son aislados. Son un síntoma del sistema energético que canaliza gas explosivo y peligroso a través de nuestros barrios, hasta nuestros hogares”, dijo Casale.

Matt Casale, del U.S. PIRG, habla de los peligros e impactos ambientales de las fugas de gas...
Matt Casale, del U.S. PIRG, habla de los peligros e impactos ambientales de las fugas de gas natural en todo el país(Scotty Smith, InvestigateTV)

Pero Casale cree que mucha gente no está informada del riesgo que hay justo debajo de ellos.

“No creo que la gente sea consciente de que se trata de un problema tan extendido, en el que existen esas fugas constantes y continuas en nuestro sistema, en las tuberías que llevan el gas a nuestros hogares”, dijo Casale. “Suponen este riesgo de que puedan prender o explotar, realmente en cualquier momento”.

El riesgo, según el PIRG y otras organizaciones de vigilancia, es aún mayor de lo que se ha documentado, ya que sólo una parte de las fugas del país debe ser revelada al gobierno.

Un estudio publicado en el 2020 por la Sociedad Química Americana concluyó que hay unas 630.000 fugas de gas natural al año, sólo en los sistemas de distribución locales.

“Las empresas de gas deben centrar su inversión en identificar y reparar las fugas. Esa debería ser la prioridad número uno”, dijo Casale.

Pero la reparación de fugas puede ser como el juego del topo, pero con mayores riesgos, persiguiendo una fuga tras otra. Y los datos federales muestran que el número de incidentes de fugas importantes en todo el sistema de gas natural se ha mantenido estable durante la última década.

Reformar el sistema de reparación es una prioridad

La Asociación Americana del Gas (AGA), que representa a las empresas de distribución que bombean el gas a nuestras casas, afirma que la mayoría de las fugas de gas natural en su parte del sistema pueden atribuirse a dos causas principales: daños por excavación y fuerzas externas como los coches que golpean los contadores de gas.

Christina Sames, vicepresidenta de seguridad, operaciones y protección de la AGA, dijo que los datos muestran que estos dos factores representan más de la mitad de todas las fugas e incidentes graves relacionados con las líneas de distribución.

Pero el análisis de InvestigateTV también muestra que al menos el 20% de los incidentes de fugas en las tuberías de distribución estaban relacionados con factores como un funcionamiento incorrecto, fallos en los materiales o equipos y corrosión.

Al hablar de esta parte del problema, Sames se puso a llorar y dijo: “Cuando miras las estadísticas, sólo en un periodo de tiempo relativamente corto, son muchas vidas y muchos incidentes, así que me enfado por las cosas que están fuera de nuestro control. En cuanto a las cosas que están bajo nuestro control, me molesta que no hayamos tenido la tecnología, en muchos casos, para identificar el problema”.

Christina Sames, de la Asociación Americana del Gas, aparece en su escritorio en la sede de la...
Christina Sames, de la Asociación Americana del Gas, aparece en su escritorio en la sede de la AGA en Washington, D.C.(Scotty Smith, InvestigateTV)

Sames afirmó que los problemas que afectan a los sistemas de gas natural se identifican y solucionan ahora con mayor rapidez gracias a lo que el sector denomina “gestión de la integridad”, en la que las empresas buscan amenazas en las líneas que transportan el gas por todo el país y deciden qué debe ser sustituido, reparado o vigilado. Ella dijo que los incidentes brindan la oportunidad de compartir las lecciones aprendidas.

“En cada uno de ellos, se vuelve atrás y se dice: ‘¿Qué podríamos hacer para evitar que esto vuelva a ocurrir?”. dijo Sames. “Y en muchos casos, se trata simplemente de continuar con la tecnología para llevarla al siguiente nivel. Crucemos los dedos para llegar a cero incidentes. Ese es el objetivo”.

Según Sames y la AGA, las inspecciones de fugas diseñadas para detectar problemas antes de que puedan provocar una explosión son una parte fundamental de la prevención.

La detección de fugas de gas natural es también una prioridad para el gobierno federal. El año pasado, la Junta Nacional de Seguridad en el Transporte (NTSB), que investiga los incidentes de fugas de gas natural, incluyó la detección de fugas de gas natural en su “Lista de los más buscados” para mejorar la seguridad en el transporte.

La investigadora de la NTSB, Rachael Gunaratnam, destacó su importancia: “Las herramientas de detección y mitigación de fugas son esenciales y pueden marcar la diferencia entre un incidente menor y una explosión mortal”.

Inspecciones obligatorias, pero los críticos quieren más frecuencia

Las empresas de servicios públicos y los contratistas que suelen utilizar para los trabajos de detección de fugas emplean diversas tácticas para encontrarlas, gastando miles de millones de dólares cada año.

Heath Consultants, una empresa de Texas que trabaja con empresas de servicios públicos, está...
Heath Consultants, una empresa de Texas que trabaja con empresas de servicios públicos, está desplegando estos vehículos especializados en la detección de gases por todo el país(Joce Sterman, InvestigateTV)

Hay coches que pueden detectar fugas mientras conducen, como los que utiliza Heath Consultants, una empresa con sede en Texas que le demostró a InvestigateTV la tecnología que utiliza en su trabajo con las principales empresas de servicios públicos de todo el país.

Sus coches no sólo detectan las fugas, sino que transmiten los datos en tiempo real para que los equipos puedan repararlas en poco tiempo.

Empresas como Pacific Gas & Electric, en California, utilizan drones para detectar fugas. Incluso se están probando satélites en algunos programas piloto.

Un trabajador de una empresa de servicios públicos utiliza un detector de fugas manual durante...
Un trabajador de una empresa de servicios públicos utiliza un detector de fugas manual durante una inspección rutinaria(Joce Sterman, InvestigateTV)

Pero, por ahora, los detectores de fugas manuales a pie de calle siguen siendo los más utilizados para localizar fugas.

Las cuadrillas realizan inspecciones rutinarias con varillas especializadas que comprueban la presencia de gas en el aire y realizan patrullas para buscar signos visuales de fugas o daños asociados. Durante un recorrido con los trabajadores de una empresa de servicios públicos, esas patrullas dieron lugar a la comprobación de las líneas de gas cuando se detectó una posible fuga, y se marcaron para su seguimiento.

Los trabajadores de los servicios públicos buscan fugas durante una inspección rutinaria
Los trabajadores de los servicios públicos buscan fugas durante una inspección rutinaria(Joce Sterman, InvestigateTV)

Aun así, los requisitos federales para las inspecciones no son lo que muchos consideran suficientemente estrictos. Ahora mismo, las compañías de gas sólo están obligadas a realizar inspecciones una vez al año en los distritos comerciales, y las inspecciones en zonas menos pobladas sólo se exigen una vez cada cinco años. La PHMSA está revisando esta normativa para determinar si hay que modificar la frecuencia de las inspecciones de fugas.

Sames, del grupo de comercio de la industria, dijo que la mayoría de los operadores van más allá de esos requisitos. Y muchos estados tienen requisitos más estrictos que van más allá de la normativa federal mínima.

Pero incluso cuando los equipos detectan una fuga y la reparan, no siempre significa que el problema esté resuelto.

Melissa Ostroff, residente en Pensilvania, puede dar fe de ello. Después de que su compañía de gas le dijera el año pasado que una serie de fugas en su calle habían sido reparadas, decidió hacer su propia inspección. Resulta que Ostroff tenía una cámara especial de detección de gases para su trabajo como termógrafa certificada.

“Vivía en otro tipo de ignorancia, supongo, antes de venir aquí con la cámara, pensando que podía confiar en que la empresa de servicios públicos se encargaría de ello y que, cuando se fueran, todo estaría bien. Pero parece que no siempre es así”, dijo.

Melissa Ostroff, termógrafa certificada, utiliza una cámara especial de detección de gases para...
Melissa Ostroff, termógrafa certificada, utiliza una cámara especial de detección de gases para descubrir fugas que antes no se veían(Scotty Smith, InvestigateTV)

Ostroff captó imágenes que mostraban el flujo de gas natural que salía de una tapa de alcantarilla en la calle entre su apartamento y una escuela primaria, y acabó proporcionando los vídeos a su compañía de gas y a los legisladores. Publicó en su blog la situación, pidiendo reparaciones y una mayor concienciación sobre las fugas. Ostroff dijo que se hicieron reparaciones y que se priorizó la sustitución completa de la tubería bajo su calle, en parte como resultado de su defensa.

En la actualidad, no existe ningún requisito federal que obligue a las empresas a notificar de forma inmediata o directa al público las fugas que encuentran, cómo se han clasificado en función del riesgo y cuándo se repararán. Esto es algo que los grupos de defensa y algunos legisladores dicen que debe cambiar.

El senador Ed Markey, demócrata de Massachusetts, fue fundamental para cerrar las lagunas relacionadas con los problemas del sistema de gas natural tras un incidente masivo en su estado en el 2018. La legislación se conoce como la Ley PIPES.

Dijo que debería haber más transparencia.

“El público debería estar informado al 100%. Creo que el público tiene derecho a saber si hay un peligro, porque entonces habrá una respuesta pública, exigiendo un cambio, exigiendo que se establezcan salvaguardias”, dijo Markey.

La AGA sostiene que el público está adecuadamente informado sobre las fugas y los incidentes, y Sames señala los informes anuales y otra información disponible en el sitio web de la PHMSA.

A la pregunta de si el público debería recibir información más inmediata cuando se produzcan fugas en su zona, respondió: “Si es peligroso, las empresas se asegurarán de que usted sea consciente de que debe mantenerse alejado de esa zona. Si puede afectar a su casa, se asegurarán de que sea evacuada. Van a tomar las precauciones necesarias para mantenerte a salvo”.

Wayne Sargent no opina lo mismo.

Según un informe de investigación del estado, se había informado de fugas y las cuadrillas trabajaron en las líneas de gas de su vecindario en las semanas previas a la explosión que se llevó el único hogar que ha conocido. Pero dice que no se enteró del alcance hasta después de haberlo perdido casi todo.

Una placa conmemorativa se encuentra en el exterior de la casa de Wayne Sargent, que fue...
Una placa conmemorativa se encuentra en el exterior de la casa de Wayne Sargent, que fue reconstruida tras una explosión por una fuga de gas natural en 2009(Joce Sterman, InvestigateTV)

La casa de Sargent ha sido reconstruida en el mismo lugar, marcada de una manera que casi parece un museo en honor a lo sucedido.

“Siempre está conmigo, pero he aprendido a vivir con ello”, dijo Sargent. “Ciertas cosas desencadenarán lo que recuerdo de esa mañana, pero aprendo a vivir con ello porque eso es lo que hay que hacer”.

Editado por Vanesa Olvera