Policía que disparó contra hispano que comía una hamburguesa es acusado de intento de asesinato

James Brennand, de 28 años, que aún estaba en período de prueba con la policía de San Antonio,...
James Brennand, de 28 años, que aún estaba en período de prueba con la policía de San Antonio, Texas, cuando ocurrió el incidente, acudió al lugar en respuesta a un reporte de disturbios.(NBC)
Publicado: 2 dic 2022, 14:54 GMT-6
Envíe Este Enlace Por Correo Electrónico
Compartir en Pinterest
Compartir en LinkedIn

SAN ANTONIO, Texas (Telemundo Atlanta) - Un expolicía fue acusado por un gran jurado de dos cargos de agresión con agravantes y uno de intento de asesinato por herir a tiros a un adolescente latino, que comía una hamburguesa en el estacionamiento de un McDonald’s.

James Brennand, de 28 años, que aún estaba en período de prueba con la policía de San Antonio, Texas, cuando ocurrió el incidente el 2 de octubre, acudió al lugar en respuesta a un reporte de disturbios.

Mientras inspeccionaba los alrededores, le pareció identificar un vehículo que el día anterior se había saltado un control de tráfico y que sospechaba era robado.

Las imágenes captadas por la cámara personal de Brennand, y difundidas por la policía, muestran cómo abrió precipitadamente la puerta del conductor del auto, donde Erik Cantú, de 17 años, estaba comiendo una hamburguesa.

También te puede interesar:

Asustado, el joven hizo una brusca maniobra hacia atrás con la puerta abierta para huir, momento en el que Brennand abrió fuego múltiples veces contra el vehículo.

Brennand fue despedido por la Policía de San Antonio por violar su entrenamiento y los procedimientos policiales.

El fiscal del condado de Bexar, Joe Gonzales, dijo que uno de los cargos de asalto agravado es por dispararle a Cantú y el otro es por disparar en dirección a la persona que ocupaba el asiento del copiloto. El cargo de intento de asesinato está directamente relacionado por su acción contra el joven.

La agresión con agravantes por parte de un funcionario público se castiga hasta con la cadena perpetua, mientras que el intento de asesinato se castiga con hasta 20 años de prisión, dijo Gonzales.

“Sabemos que la mayoría de los funcionarios de esta ciudad se preocupan profundamente por esta comunidad, pero no podemos tener una ciudad segura si la comunidad no confía en el sistema de justicia penal”, recalcó Gonzales.

Uno de los abogados de Brennand, Nico LaHood, dijo el jueves que hasta ahora no se ha contado la versión de la historia de Brennand, y añadió que ha habido una “actitud precipitada de juicio”.

Cantú fue dado de alta del hospital la semana pasada, casi dos meses después del tiroteo en el que resultó gravemente herido y llegó a luchar por su vida. En un comunicado tras su salida, sus padres dijeron que “todavía tiene un largo camino hacia su recuperación”.

El abogado de la familia, Ben Crump, reveló en un comunicado que la decisión del gran jurado de acusar formalmente a Brennand es “un alivio” para la familia.

“Erik y su familia están agradecidos por la avalancha de apoyo que han recibido, no solo en la lucha por la supervivencia de Erik, sino también en nuestra lucha por la justicia plena”, subrayó.