Ex agente de la Patrulla Fronteriza en juicio por el asesinato de cuatro mujeres en Texas

Día 5 del juicio de Ortiz; La confesión
Día 5 del juicio de Ortiz; La confesión(KGNS)
Publicado: 5 dic 2022, 17:29 GMT-6|Actualizado: 5 dic 2022, 17:30 GMT-6
Envíe Este Enlace Por Correo Electrónico
Compartir en Pinterest
Compartir en LinkedIn

SAN ANTONIO, Texas (AP) — Los miembros del jurado en el juicio por asesinato capital de un exagente de la Patrulla Fronteriza de EE. UU. escucharon una entrevista grabada en la que confiesa los asesinatos de cuatro mujeres en el sur de Texas en el 2018.

Si es declarado culpable de asesinato capital, Juan David Ortiz, de 39 años, enfrenta cadena perpetua sin libertad condicional ya que los fiscales no buscan la pena de muerte. El juicio comenzó el 28 de noviembre y está previsto que continúe el lunes.

Ortiz, un veterano de la Marina, era supervisor de inteligencia de la Patrulla Fronteriza en el momento de su arresto en septiembre del 2018. Ortiz, quien según las autoridades no estaba de servicio durante los asesinatos y vestía ropa de civil, está acusado de matar a Melissa Ramírez, de 29 años; Claudine Anne Luera, 42; Guiselda Alicia Cantú, 35; y Janelle Ortiz, de 28.

Cada mujer recibió un disparo en la cabeza y fue abandonada a lo largo de caminos en las afueras de Laredo en septiembre. Una murió de un traumatismo por objeto contundente después de recibir un disparo.

Juan David Ortiz les dijo a los detectives en el video que se reprodujo en la corte la semana pasada que mientras conducía por un tramo de la carretera que frecuentaban las mujeres, “el monstruo saldría”, informó el San Antonio Express-News. Dijo a los investigadores que quería “limpiar las calles” y se refirió a las mujeres como “basura” y “muy sucias”.

El abogado de Ortiz, Joel Pérez, argumentó en las declaraciones iniciales que los investigadores habían sacado conclusiones precipitadas y que la confesión de su cliente fue “forzada”. Dijo que su cliente estaba “quebrantado” y con “tendencias suicidas” cuando hizo la confesión y les dijo a los investigadores que había perdido el conocimiento. Pérez dijo que Ortiz les dijo a los investigadores que era un veterano de guerra que había estado experimentando un trastorno de estrés postraumático y no podía dormir y tenía pesadillas. Pérez dijo que a Ortiz le habían recetado “un montón de pastillas psicóticas”.

El arresto del exagente se inició cuando una mujer, Erika Peña, escapó de él cuando le apuntó con un arma mientras estaban en su camioneta en una estación de servicio el 14 de septiembre de 2018. Peña, ahora de 31 años, testificó que Ortiz le daba dinero para drogas, la llevaba a comprarlas y luego tenían sexo.

Normalmente, dijo, él era “bueno, inteligente, divertido, un tipo normal”, pero el 14 de septiembre de 2018 tuvo un mal presentimiento después de que él le dijo que era la “penúltima persona” en tener relaciones sexuales con Ramírez, quien fue encontrada asesinada la semana anterior. Ella testificó que a él le preocupaba que los investigadores encontraran su ADN.

“Me hizo pensar que él era el que podría haber estado asesinando”, dijo Peña al jurado.

Luera había recibido un disparo mortal el 13 de septiembre de 2018.

Después de que Peña escapó, Ortiz huyó de la gasolinera, pero luego fue arrestado cuando las autoridades lo rastrearon hasta el estacionamiento de un hotel.

En la entrevista con los investigadores, Ortiz dijo que después de que Ramírez le inyectara las drogas que le compró, ella se desmayó y eso lo “enojó”. Dijo que cuando recuperó la conciencia, se volvió beligerante. Ortiz dijo que cuando se detuvo para que ella pudiera usar el baño, le disparó en la nuca.

Ortiz les dijo a los investigadores que después de recoger a Luera y llevarla a buscar “una solución”, le dijo que deberían verificar dónde se encontró el cuerpo de Ramírez. Dijo que ella “empezó a enloquecer”. Murió en un hospital después de recibir un disparo en la cabeza.

El capitán Federico Calderón, del Departamento del Sheriff del condado de Webb, testificó que los oficiales que arrestaron a Ortiz sabían sobre los asesinatos de Ramírez y Luera, y mientras lo perseguían después de la fuga de Peña, se enteraron de que se había encontrado un tercer cuerpo, luego identificado como el de Cantú.

Calderón dijo que no fue hasta la confesión de Ortiz que se enteraron de una cuarta mujer asesinada, luego identificada como Janelle Ortiz.

Calderón dijo al jurado que la información sobre una cuarta víctima fue “ofrecida” por Ortiz y “nos sorprendió por completo”.

Tanto Janelle Ortiz como Cantú fueron asesinados en las horas previas al arresto de Juan David Ortiz.

Ortiz dijo en la cinta que había planeado suicidarse esa noche y que Cantú le dijo: “No lo hagas. Dios te ama.” Luego, dijo, le disparó en el cuello.

El juicio se llevará a cabo en San Antonio, en el condado de Bexar, luego de una solicitud de la defensa de trasladar el juicio del condado de Webb debido a la amplia cobertura de los medios.

La Patrulla Fronteriza colocó a Ortiz en suspensión indefinida y sin goce de sueldo después de su arresto. Cuando se le preguntó la semana pasada sobre una actualización de su estado laboral actual, un oficial de la Patrulla Fronteriza dijo que la agencia no comenta sobre “litigios pendientes”.